Login
Categorias
Alimentación
La importancia de la palatabilidad

Los humanos nos quejamos muy comúnmente de que nuestros perros son muy quisquillosos con la comida. Como a las personas, a algunos perros les encanta la comida y otros son mucho más de o lo toman o lo dejan.

¿Es nueva esta exigencia? La primera pregunta es: ¿tu perro siempre ha sido quisquilloso o es algo nuevo? Si esto ha aparecido recientemente, entonces puede deberse a varias razones. Las vacunas recientes pueden suprimir temporalmente el apetito o un cambio en el entorno que puede estar causando un trastorno temporal. Sin embargo, también puede ser que la pérdida de apetito se deba a una enfermedad y que con una visita al veterinario vuelva todo a la normalidad.

¿Es tu perro exigente o simplemente no tiene hambre?

Si tu perro siempre ha sido quisquilloso con la comida, entonces la pregunta importante es si se ve saludable. ¿Está manteniendo el peso? ¿Está activo y tiene un pelaje brillante? Si lo hace, entonces no te preocupes, claramente está recibiendo la nutrición que necesita y no es que sea exigente, simplemente no tiene hambre.

Los caprichos son otro aspecto a tener en cuenta. ¿Cuántas golosinas les das? ¿Les das sobras de la mesa? Si come demasiadas golosinas o restos de la mesa, puede que se quede lleno y se alimente únicamente a base de premios y restos. Es importante que no se olvide de su dieta.

Otra cosa importante en que pensar es si a mi perro le gusta el sabor de la comida que le estoy dando. Los perros tienen muchas menos papilas gustativas que los humanos (1.706 vs 9.000), pero aún tienen un sentido del gusto muy en sintonía, lo que significa que pueden detectar lo que les gusta y no les gusta solo con una pequeña muestra.

El olor es bueno

Los perros tienen 10 cm2 de receptores de olor por cada kilo de su peso corporal, en comparación con tan solo 0,2 cm2 que tenemos los humanos. Claramente, el olfato es importante para los perros y este poderoso sentido del olfato funciona junto con las papilas gustativas para acentuar el sentido del gusto. Es por esta razón que los aromas más fuertes de los peces son particularmente atractivos para los perros.

Carne insípida

Los gatos, que originalmente habían sido animales del desierto, tienen una fuerte preferencia por la carne y el pescado frescos y sin degradar. En la naturaleza solo se alimentan de sus presas cuando aún están frescas, y rara vez regresan a por más. Una estrategia sensata para un habitante del desierto donde la comida se pudre muy rápido. Es por eso que es importante acertar con la dieta de tu gato.

Sin embargo, la preferencia de un perro es mucho menos clara. Sabemos que los perros a menudo entierran los huesos y regresan a ellos más tarde, comen las cosas más inconfesables que encuentran en los campos y debajo de los setos, por lo que pueden tolerar, e incluso pueden preferir, los sabores producidos durante la descomposición de la carne y el pescado.

Esto plantea la sugerencia de que una de las razones de la delicadeza es la suavidad de algunos alimentos secos comerciales. Los alimentos elaborados a partir de alimentos de carne altamente procesados, producidos principalmente a partir de productos derivados de la carne de res o con niveles significativos de cereales, pueden ser simplemente demasiado suaves para excitar el apetito de su perro. Busca alimentos con sabores y aromas más fuertes.

Copyright Fish4Dogs.es
POCURULL, S.L. utiliza "COOKIES" para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorando la seguridad, para obtener una eficacia y una personalización superiores, para recoger datos estadísticos y para mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.